<
>

Fracturas por estrés

Una de las lesiones menos conocidas, pero que tienes que tener en cuenta. ESPN Run

Ya hemos hablado en numerosas ocasiones sobre los beneficios del running. Sin embargo, la práctica sin el asesoramiento de un profesional, con cargas inadecuadas, intervalos excesivos e insuficiente descanso, aumentan el riesgo de lesiones entre los corredores. Dentro de estas lesiones, la fractura por estrés es una de las más comunes.

También conocidas como fracturas por sobrecarga, este tipo de lesiones son grietas microscópicas en los huesos, causadas por agotamiento. Cuando los músculos están fatigados, estos reducen la absorción de impacto y transfieren toda la carga al esqueleto, lo que puede dar lugar a lo largo del tiempo a estas microfisuras.

Aunque los hombres y las mujeres tienen la misma probabilidad de tener una lesión, diversos estudios indican que la incidencia de fractura de estrés puede ser mayor en las mujeres, ya que por factores hormonales y nutricionales, el cuerpo femenino posee condiciones intrínsecas que pueden favorecer a la aparición de fisuras. Trastornos alimenticios, interrupción del ciclo menstrual y la pérdida de masa ósea son algunos de los factores. El sobre-entrenamiento y el bajo porcentaje de grasa corporal, especialmente localizada en las caderas, las piernas y las nalgas, pueden ser determinantes así como una dieta inadecuada. Los cambios hormonales que interrumpen el ciclo permiten que se altere la absorción de calcio en el cuerpo y la posterior pérdida ósea.

Para evitar esta lesión, el uso de un calzado con un buen sistema de amortiguación, junto con el trabajo de fortalecimiento, son medidas clave. El aumento gradual de la distancia, la intensidad y la velocidad en los entrenamientos también ayudan a asegurar la salud ósea. Recuerda que mientras más fatigado esté el músculo, menos protección tendrá el hueso.

¿Conocías este tipo de lesiones?