<
>

¿Hace falta al boxeo una pelea Floyd Mayweather-Conor McGregor?

play
¡Oficial! Mayweather Jr. vs McGregor, este 26 de agosto (0:27)

El MGM Grand Garden Arena de Las Vegas acogerá una de las peleas de mayor suspenso y expectación en la historia del boxeo. (0:27)

Se confirmó para el 26 de agosto la pelea de Floyd Mayweather y el campeón de Artes Marciales Mixtas Conor McGregor. La batalla se cumplirá bajos las reglas del boxeo, por lo tanto está claro que al menos en ese aspecto no habrá ningún invento que transforme el show en una comedia burlesca. No obstante, es inevitable realizar dos preguntas. ¿Hay alguna garantía de que ese combate no termine siendo una comedia burlesca? ¿Le interesa realmente al fanático de boxeo ver a un ex campeón de 40 años y retirado enfrentar a un campeón de otro deporte el que hasta hoy no le ha interesado verlo "en su deporte"?

Mi primera reflexión frente a la necesidad de comentar el acontecimiento y como respuesta inmediata a las dos preguntas es que, efectivamente, veremos una comedia burlesca y difícilmente este show le interese al verdadero fanático de boxeo. Y tratare de explicarlo.

Ver a Mayweather, un boxeador elusivo, dueño de un estilo que siempre conspiró contra el show, experto en carreras laterales y la proliferación en sus combates de golpes teatrales dirigidos a la necesaria visualización de jueces proclives a favorecer su forma de boxear, impide siquiera imaginarlo diferente en su regreso. A sus 40 años, al óxido de dos años fuera del ring y los lamentables espectáculos que nos vendió en sus dos últimas apariciones (frente a Manny Pacquiao y frente a Andre Berto) solo garantizan una misma payasada, agigantada por el circo innegable que rodea a este combate poco usual.

Lo último es una justificación a la respuesta positiva a la última pregunta. Esta pelea es una comedia que se burla del boxeo como deporte, toma a broma la seriedad que requiere un espectáculo donde los rivales arriesgan tanto como su vida. Foyd-McGregor no tiene en cuenta el largo camino que los rivales deben cumplir antes de llegar al primer plano. Simplemente son dos figuras mediáticas que aprovechan esa circunstancia para ganarse unos cuantos millones de dólares a través de la fantasía de una suerte de video juego que se venderá empujado por el morbo.

No será una pelea de boxeo, simplemente porque Floyd ya no es un boxeador. Ni siquiera lo era en aquel bochorno multimillonario de su pelea contra Manny Pacquiao, circo que aún se ventila en los tribunales de California donde hay más de treinta demandas presentadas por parte de quienes se sintieron estafados. No será una pelea de boxeo porque Conor McGregor no es un boxeador ni nunca lo será. Apenas se inventará como tal para ser parte de una "chamba". Por ello es una comedia burlesca, que se burla del boxeo como deporte. Conste.

La otra pregunta, sobre el interés que pueda despertar este combate. Descarto que al conocedor de este deporte le pueda llamar la atención, pero infelizmente el circo del boxeo es integrado por algo más que fanáticos. Hay a quienes les da lo mismo "queso que mortadela" y se tomarán la pastilla de la mega pelea entre dos grandes campeones como si efectivamente lo fueran.

Mayweather-McGregor solo será un show, una presentación estelar, un espectáculo pobre en un escenario rico. Una película en blanco y negro presentada en una pantalla a todo color y en Alta Resolución. Un evento dirigido a otra platea, a otros espectadores y en definitiva una fiesta glamorosa para asistir de smoking y llegar en limousine. Si lo miramos desde esa perspectiva, hasta resulta simpático ver a estos dos personajes inventar un combate de boxeo.

Pero si decidimos especular en la previa del mismo, con la esperanza de que se vea un desafío sangriento, entre dos rivales que van a golpear y evitar ser golpeados, buscando ganar mediante estrategias boxísticas, bloqueos defensivos, presión ofensiva e intercambios que pongan de pie a la platea, infelizmente nada de ese veremos. Lo dicho, no será una pelea de boxeo y cada quien es dueño de arriesgar su interés por la misma.