<
>

Durant, Curry y el futuro de una potencial dinastía en la bahía

play
¿Qué le espera a los Warriors en la próxima temporada? (1:37)

Tony Cherchi y Fernando Tirado analizan el futuro de los Golden State Warriors para la temporada del 2018 (1:37)

La tinta todavía no se ha secado tras el quinto título de la historia de los Golden State Warriors, su segundo en los últimos tres años, pero ya saben cómo somos hoy en día en este mundo del posteo viral, las declaraciones en 140 caracteres y los ciclos de noticias que se acortan cada vez más mientras se acomodan al déficit de atención mundial.

Así es como ya nos ponemos a pensar sobre si los Warriors podrán dar el salto de calidad de campeones a dinastía, apenas 48 horas después de su victoria consagratoria por 129-120 en el quinto juego de las Finales de la NBA.

En este mundo uno no se puede dormir en los laureles, siempre hay un nuevo objetivo al que perseguir, y con eso en mente repasamos la situación contractual de cada integrante actual de los Warriors para intentar dilucidar el futuro de la franquicia más temida por el resto de la liga.

Kevin Durant

STATUS: 2 años/$54 millones. Potencial agente libre con opción para ser agente libre tras un año.

El contrato del MVP de las Finales se creó básicamente como una póliza de seguro contra una situación desastrosa como la de los Los Angeles Lakers de Kobe Bryant, Steve Nash y Dwight Howard, pero la catástrofe nunca arribó a las orillas de la bahía.

Todo lo contrario. Es más, todo lo que Durant toca es oro en Silicon Valley, y el alero estelar de los Warriors ya declaró públicamente que no tiene ninguna intención de marcharse tras una temporada de ensueño.

Durant cumplirá apenas 29 años de edad en septiembre y su plenitud coincide con la de Golden State. Se especula que, cuando le extiendan su contrato, él optará por resignar dinero y no recibir un vínculo máximo para que de esa manera el núcleo de los Warriors se pueda mantener intacto.

Dependiendo de lo que él prefiera, sus alternativas serían ganar los 27 millones de dólares en su contrato vigente o salirse de este y ganar entre 31 y 36.

Ojo, que eso sea loable no quiere decir que no sea una espada de doble filo. Ya vimos como primero LeBron James y luego Dwyane Wade se marcharon de Miami tras apenas cuatro años, y Wade no se sentía “apreciado” tras dejar dinero de lado tantas veces.

Sin embargo, en esta luna de miel no hay lugar para vaticinios pesimistas. Todo es color de rosa en California.

Stephen Curry

STATUS: Agente libre.

Curry firmó un contrato por cuatro años y 44 millones de dólares en el 2012, lo que lo convirtió en la promoción más valiosa de la NBA. Cuando consideras que 72 jugadores ganaron más que sus 12 millones esta temporada y que hasta Danilo Galinari se llevó 15 millones a casa, entonces uno podría esperar que su inminente renovación lo propulse a nuevas alturas.

Curry no es el tipo de persona que montará todo un show como LeBron James o Durant durante las primeras dos semanas de julio, y lo más probable es que a él si le den un contrato máximo por cinco años y 205 millones de dólares en Golden State. De 73 a 1, nada mal.

Digan lo que digan, el dos veces MVP de la NBA se lo merece al ser el responsable por el origen de este presente glorioso desde que él arribó proveniente de Davidson en el 2009.

Draymond Green y Klay Thompson

STATUS: Green bajo contrato hasta el 2020, Thompson hasta el 2019.

Como pueden ver, estos dos amigos siempre están cerca para evitar que el otro se caiga, y ambos también están bajo contrato a largo plazo.

Draymond es un loco lindo que verá a su salario aumentar de $15,330,465 esta temporada a $16,400,000 la próxima y $18,539,130 durante la campaña 2019-20, cuando cumplirá 30 años. Así que no se preocupen por él, que el alma luchadora de estos guerreros no se va a ningún lado y se ve bien remunerado.

El caso de Thompson también es ideal para los Warriors, pero sus dirigentes no se pueden dormir en los laureles con el potencial agente libre en el 2019 al que todavía le quedan dos temporadas más de contrato por un monto combinado de 36 millones de dólares.

Ser la cuarta rueda del vehículo no es fácil para un jugador que tranquilamente podría ser el pilar de cualquier otra franquicia, y negociar una extensión a largo plazo ya mismo sería lo recomendable para Joe Lacob si él pretende mantener a sus “Cuatro Fantásticos” juntos.

Si espera demasiado, las mieles de la agencia libre serán demasiado tentadoras para un francotirador de elite que cumplirá 29 años en el 2019.

Andre Iguodala y Shaun Livingston

STATUS: Agentes libres.

El MVP de las Finales del 2015 volvió a demostrar su valía única como sexto hombre con 20 puntos en el juego definitivo de las Finales con 20 puntos, apenas tres menos que los que él tuvo en total durante los cuatro partidos anteriores.

Su experiencia, su temple y su agilidad defensiva son vitales, compensando por su falta de pericia como tirador. Como dice el tuit, los Warriors ganaron por 60 puntos con él en la duela.

Iguodala ha sido un Warrior desde el 2013 y lo más probable es que renueve, pero sería interesante verlo regresar a Filadelfia para ser mentor de los jóvenes Sixers o a unos Milwaukee Bucks 15 millones de dólares por debajo del tope salarial que estuvieron cerca de adquirirlo en el 2010 y están muy cerca de convertirse en serios contendientes en la Conferencia Este.

Livingston ganó 5.7 millones de dólares esta temporada en el último de sus tres años en Golden State y fue confiable como relevo de Curry en los playoffs, especialmente comparado con lo que hizo Deron Williams en Cleveland.

A los 31 años y tras haber pasado por 10 equipos, Livingston parece haber encontrado su lugar en el mundo y no me sorprendería que resigne dinero para quedarse a ganar más anillos.

Zaza Pachulia y JaVale McGee

STATUS: Agentes libres.

Ambos podrían llegar a marcharse tras cumplir con sus contratos por un año y poco más de tres millones de dólares entre ambos, pero sus casos son distintos.

Pachulia tiene 33 años y si se queda sería por el salario mínimo para perseguir otro anillo, mientras que McGee, el primer jugador salido de la Universidad de Nevada que se consagró como campeón de la NBA, cumple 30 en enero del año que viene pero rehabilitó su imagen de jugador vago e irresponsable en Golden State.

Es esa nueva reputación sanada la que le podría otorgar la receta para obtener un contrato semi jugoso con otro equipo que necesite a un grandote en la zona pintada.

De esta manera, el futuro a corto y largo plazo de la franquicia con la cuarta mayor cantidad de títulos en la historia de la NBA parece estar en buenas manos.